HOME / Cuidado y mantenimiento

TIPOS DE DETERGENTES EN FUNCIÓN DEL TIPO DE SUCIEDAD


A continuación sugerimos las sustancias más indicadas para la remoción de manchas localizadas. No se dan indicaciones específicas de detergentes, sino de tipos de productos: estas características están, de todas formas, claramente indicadas en las etiquetas de los detergentes que pueden encontrarse con mayor facilidad en los comercios.

tabella_pulizie_es
LIMPIEZA INICIAL
Se trata de la denominada limpieza de fin de obra: es la fase más importante, porque condiciona los resultados del uso sucesivo del producto. Tiene el objetivo de eliminar de la superficie de las placas todos los rastros y residuos de materiales extraños.

En caso de que que se haya utilizado un sellador cementicio durante las operaciones de colocación, una vez terminado el secado del estuco Florim aconseja efectuar las siguientes operaciones:

  1. quitar la suciedad grosera con una máquina de aspiración;
  2. mojar el suelo con agua limpia, de modo tal que las juntas se impregnen y se protejan de la acción corrosiva del detergente;
  3. limpie con un detergente ácido adecuado, de aplicación a mano (utilizando un paño limpio) o mediante máquina (monocepillo equipado con cerdas de dureza mediana, no abrasivas, o una máquina de chorro de agua de alta presión);
  4. recoger las aguas de lavado con un paño limpio o una máquina aspiradora apropiada;
  5. enjuagar abundantemente toda la superficie con agua caliente limpia, para neutralizar la acción del detergente;
  6. eliminar las eventuales acumulaciones mediante raspaduras localizadas;
  7. en caso de necesidad, realizar una nueva limpieza con monocepillo, utilizando un detergente neutro o alcalino diluido, luego enjuagar con agua caliente limpia y secar.

En caso de que se haya utilizado un sellador epoxídico para las operaciones de colocación, en consideración de la naturaleza química de dicho producto deben eliminarse eventuales residuos que hubieran quedado sobre la superficie de las placas antes de que el estuco se haya endurecido por completo, siguiendo escrupulosamente las indicaciones brindadas por la empresa fabricante.

Advertencias

  • Algunos de los componentes que contienen los selladores son sensibles a la acción de los ácidos; por este motivo, se recomienda siempre solicitar al fabricante indicaciones sobre el detergente más idóneo para la limpieza.
  • En casos de manchas particularmente difíciles, efectúe una limpieza localizada siguiendo las indicaciones que figuran en la tabla Tipo de detergente en función del tipo de suciedad, que se encuentra al comienzo de este capítulo

Mantenimiento ordinario


Se trata de la limpieza común que se efectúa sobre suelos y paredes, y que, por lo general, consiste en:

  • Aspiración de polvos, suciedad, detritos;
  • lavado con detergente neutro o alcalino diluido.

Sobre los materiales antideslizantes y en ambientes donde se requiere el máximo nivel de higiene (cocinas, negocios de alimentos, etc), se recomienda realizar intervenciones de limpieza más frecuentes, incluso cotidianas.

Superficies naturales
Para la limpieza de las superficies naturales, basta utilizar agua caliente y los detergentes de bajo nivel alcalino que pueden adquirirse normalmente en los comercios (deben evitarse los productos que contienen ácido fluorhídrico y sus derivados).
Se aconseja no utilizar detergentes que contengan ceras, para evitar la formación de capas untuosas sobre la superficie de la placa.
En casos de manchas particularmente difíciles, recomendamos efectuar una limpieza localizada, siguiendo las indicaciones que figuran en la tabla Tipo de detergente en función del tipo de suciedad, que se encuentra al comienzo de este capítulo.

Superficies pulidas y lustrosas
Para la limpieza de las superficies pulidas y lustrosas, basta utilizar agua caliente y los detergentes de bajo nivel alcalino que pueden adquirirse normalmente en los comercios (deben evitarse los productos que contienen ácido fluorhídrico y sus derivados).
Se recomienda efectuar periódicamente una limpieza extraordinaria con detergentes específicos, como,por ejemplo, ácidos tamponados para material cerámico o desengrasantes de uso profesional: esta operación permite quitar todo eventual residuo de suciedad y ayuda a conservar inalterada a lo largo del tiempo la brillantez de las superficies.
Se aconseja no utilizar detergentes que contengan ceras, para evitar la formación de capas untuosas sobre la superficie de la placa.
En casos de manchas particularmente difíciles, recomendamos efectuar una limpieza localizada, siguiendo las indicaciones que figuran en la tabla Tipo de detergente en función del tipo de suciedad, que se encuentra al comienzo de este capítulo.

Superficies estructuradas y en relieve
Para la limpieza de estas superficies naturales, basta utilizar agua caliente y los detergentes de bajo nivel alcalino que pueden adquirirse normalmente en los comercios (deben evitarse los productos que contienen ácido fluorhídrico y sus derivados).
Durante las operaciones de limpieza, se recomienda seguir el recorrido del relieve y, eventualmente, utilizar una débil acción mecánica, para contribuir a la remoción de la suciedad de las cavidades de la superficie.
Se aconseja no utilizar detergentes que contengan ceras, para evitar la formación de capas untuosas sobre la superficie de la placa.
En casos de manchas particularmente difíciles, recomendamos efectuar una limpieza localizada, siguiendo las indicaciones que figuran en la tabla Tipo de detergente en función del tipo de suciedad, que se encuentra al comienzo de este capítulo.

Mantenimiento extraordinario


Se trata de una limpieza particularmente intensa y precisa, que puede llegar a precisarse con una frecuencia anual o semestral. Se realiza con la misma modalidad indicada para el mantenimiento ordinario pero, en este caso, usando, en cambio, detergentes de concentración mediana.

Advertencias

  • Se recomienda seguir siempre las dosificaciones y tiempos recomendados por el fabricante, previa verificación del material no colocado o de las zonas ocultas de la superficie colocada.
  • Si se utilizan detergentes de base ácida, antes de iniciar las operaciones de limpieza se recomienda mojar siempre abundantemente las juntas con agua, para protegerlas de la acción corrosiva del detergente.
  • En los casos en los que un ambiente necesite parámetros especiales (cocinas, hospitales, negocios, etc.) o esté sometido a tipos de suciedad particularmente difíciles de remover (suelos externos, oficinas, etc.), es una buena norma efectuar las operaciones de limpieza indicadas más arriba en combinación con máquinas lavadoras-secadoras y productos específicos.
  • Antes de emprender cada operación de limpieza, se recomienda siempre examinar atentamente las fichas técnicas incluidas en los catálogos de cada colección.